Es la cómplice de Mirta en las aventuras culinarias. Sin ser muy inteligente, se empeña en aprender de todo, es dulce e inocente, paciente y tolerante, sobretodo con su amiga Mirta. Físicamente gordita y grande. Su volumen físico la hace torpe por lo que termina sin querer golpeando, empujando y aplastando a Mirta. Le gusta bailar y cantar aunque lo haga mal.

Marta es un poco despistada, lo que desespera a Mirta. No le preocupa el qué dirán, eso no existe en su vocabulario.

Su pasatiempo favorito es comer, sobretodo comida "asquerosa”, aunque como no es tan ágil como Mirta, pocas veces alcanza a probar el platillo del día.